Posted on

Golpe sobre la mesa de Lorenzo victoria en Italia y gripada de Rossi

Golpe sobre la mesa de Jorge Lorenzo al Mundial de MotoGP. Ganó en casa de Valentino Rossi y le sacó 25 puntos en una carrera perfecta del mallorquín que se cimentó en una tremenda salida que le llevó del quinto a la primera plaza. Por si fuera poco, el vigente campeón minó la moral de Marc Márquez –tremenda remontada la suya- al que adelantó en la recta final gracias al rebufo.

Rossi, gran favorito al triunfo, vio cómo su Yamaha le dejaba tirado a falta de 15 vueltas para el final. El nueve veces campeón del mundo había sido el gran animador de la carrera hasta ese momento, picándose en todo momento con su compañero Lorenzo y llevándole al límite. Sin embargo, una pasada mejores barbacoas de carbon frenada que revolvió los pistones del motor de la Yamaha acabaron con las opciones de Valentino.

Y eso que el italiano estaba avisado tras ver cómo la moto de Lorenzo hacía una barbacoa en el warm up matinal, más propio del McLaren-Honda de un Fernando Alonso que lo pudo atestiguar in situ, que de la motocicleta dominante en el campeonato de MotoGP.

Fernando Alonso se fotografía en Mugello con los fans.

Rossi se lamentaba amargamente por su suerte intentando reanimar a su montura y desplegando un reguero de aceite por toda la pista que quizá obligue a una investigación futura. El piloto de Yamaha se sentía impotente tras haber sido impreciso a la hora de adelantar a su compañero a final de recta, pese a exhibir un ritmo superior en el resto del circuito.

Tremenda remontada de MárquezLorenzo se encontró sólo en cabeza, pero muy pronto acudió Marc Márquez a perturbar su tranquilidad. El piloto de Honda encimó al final de recta al campeón del mundo llegando a pasarle, pero encontrándose con la misma piedra que Valentino Rossi en el camino: Lorenzo traccionaba siempre mejor y recuperaba la posición.

Márquez, como gran campeón que es, se guardaba un as en la manga para la última vuelta y sorprendió a Lorenzo pasándole en la tercera curva. El mallorquín intentó reaccionar y acortar distancias encontrándose en una posición franca para tirarle la moto a dos curvas. Márquez se defendió como pudo de la acometida de Lorenzo y entró en la última curva ligeramente pasado. Lorenzo traccionó mejor y se pegó al rebufo de un Márquez que se veía sobrepasado por escasas milésimas. Lorenzo besaba y con motivos a su Yamaha. Había dado un tremendo golpe al Mundial de MotoGP.